Mental Health Month badge

El sueño es una parte vital de la salud y del bienestar general de los niños. El sueño permite que la mente y el cuerpo descansen, se regeneren y se recuperen. La falta de sueño puede causar una larga lista de problemas que pueden afectar la capacidad del niño para aprender, retener información y lidiar con el estrés y otros sentimientos. No obstante, hay varias cosas que los padres pueden hacer para ayudarles a sus hijos a dormir lo suficiente para que crezcan y se desrrollen bien.

Recomendaciones para que su hijo duerma mejor

Tiempo de sueño recomendado: Según las academias American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) y American Academy of Sleep Medicine (Academia Estadounidense de Medicina del Sueño), las horas de sueño que los niños necesitan para una salud óptima, varían según su edad. Por ejemplo, los niños de 1 a 2 años deben dormir de 11 a 14 horas, mientras que los adolescentes de 13 a 18 años deben dormir aproximadamente de 8 a 10 horas1.
  1. Establezca una rutina para antes de acostarse a dormir. Esto puede enviarle una «señal» al cuerpo del niño de que es hora de dormirse.
  2. Haga que su hijo se duerma y se despierte a las mismas horas todos los días, incluyendo los fines de semana y los días festivos.
  3. Retire todos los aparatos electrónicos, como las tabletas y teléfonos inteligentes, de la habitación de su hijo. Estos aparatos emiten luz azul, la cual afecta la producción natural de melatonina en el cuerpo, lo que engaña al cerebro, haciéndole creer que es de día.
  4. Evite cualquier actividad, como hacer tarea o mirar televisión, en la cama. Esta es solamente para dormir.
  5. Evite tomar siestas o limítelas a 20 minutos solamente.
  6. La actividad física o el juego durante las mañanas o las tardes puede ayudar a promover el sueño. No obstante, las actividades físicas en la noche pueden dificultarle a su hijo a conciliar el sueño.
  7. Asegúrese de que la temperatura en la habitación de su hijo esté fresca y agradable.
  8. Practique algunas técnicas de relajación con su hijo, tales como respirar hondo, la relajación muscular progresiva y las imágenes guiadas para disminuir la ansiedad y promover el sueño.
  9. Si su hijo no logra conciliar el sueño después de 15 a 20 minutos, pídale que se levante de la cama y lea o que haga alguna actividad relajante, y que luego regrese a cama cuando tenga sueño.
  10. Si su hijo sigue teniendo dificultades para conciliar el sueño o mantenerse dormido, hable con el médico acerca de otros problemas que posiblemente le estén causando dificultades para dormir.